Carrión de los Condes

Twitter
Facebook
Tuenti

Ultimas noticias Empresas Imágenes y videos

EL CORPUS CHRISTI, LA FIESTA

DE TODOS


¡UNA MARAVILLA FLORAL!

 



CUARENTA Y CINCO FOTOGRAFÍAS DEL CORPUS DE  CARRIÓN




Sorprendente, alucinante, precioso, deslumbrante… Todos los adjetivos positivos que se os ocurran son pocos para describir el Corpus Christi de Carrión de los Condes. No en vano, esta festividad, en la que la villa se viste con elaboradas alfombras florales de cerca de 2 kilómetros de longitud, tiene el reconocimiento de Fiesta de Interés Turístico Regional desde el año 2007.

La clave de su éxito no son los colores y aromas de los pétalos, ni la originalidad de sus dibujos. Tampoco la elegancia con la que desfilan los niños de la Primera Comunión, ni la majestuosidad del Carro Triunfante...

La clave del éxito del Corpus de Carrión es cómo todo un pueblo es capaz de unirse para preparar una fiesta… Y celebrarla por todo lo alto.

Tanto es así, que el Corpus Christi es la principal seña de identidad de los carrioneses.

 

EL PROCESO

La elaboración de las alfombras empieza semanas antes, incluso, de que broten las flores. Un grupo de vecinos comienza a esbozar sobre el papel los diseños que ornarán las principales calles de la Villa, en un recorrido circular de casi 2 kilómetros, enmarcado por las iglesias de San Andrés y Santa María.

Una vez decidido el diseño, se organizan grupos de vecinos que salen al campo para recoger bayas, pétalos y hojas de distintos colores y variedades. La pericia de algunos de ellos hace que sean capaces de encontrar hermosos ejemplares incluso en los años en los que la sequía ha impedido una correcta floración, o en los que el Corpus Christi coincide con una fecha entrada ya en el verano (como sucedió, por ejemplo, en 2011, cuando se celebró un 26 de junio).

Más difícil aún resulta –a nuestro juicio- calcular la cantidad de pétalos y hojas que serán necesarias, ya que hay que tener bien claro el ancho y largo de todas las calles, así como las proporciones del dibujo o la densidad que habrán de tener las alfombras finalmente.

 

Hasta la llegada del Corpus, todo ese material se almacena en frigoríficos especiales, muchos de ellos cedidos por los comercios carrioneses. El objetivo es que los pétalos permanezcan frescos hasta el momento en que el Carro Triunfante pase sobre él.

La mañana del domingo del Corpus (antiguamente se celebraba en jueves), Carrión es un hervidero. Los operarios del Ayuntamiento cortan el césped de todos los jardines municipales, no sólo para engalanarlos como es debido, sino sobre todo para disponer de hierba fresca que aporte el color verde intenso y el aroma primaveral a las calles.

Más de 400 personas participan en la elaboración de las alfombras, que comienza plasmando en el suelo, con la ayuda de una tiza, los diseños que previamente se han esbozado sobre el papel.

Ya al amanecer hay gente trabajando en ellas: unos traen y llevan cestas con césped, otros organizan los colores y los disponen por las distintas calles... Hay vecinos que se ocupan de repartir los pétalos, y otros que contornean los dibujos con café molido y serrín tintado.


Algunas personas van regando las alfombras para evitar que el viento las deforme y, cómo no, también hay quien se ocupa del avituallamiento: almuerzos, café caliente, agua fresca, un bocadillo por aquí y un pincho por allá…

El ambiente es tan familiar y contagioso, que los peregrinos se detienen, dejan en el suelo sus mochilas y se agachan junto con las señoras del pueblo para arrimar el hombro en esta asombrosa actividad.

EL GRAN DÍA

A las 12 del mediodía, cuando se inicia la misa del Corpus en la Iglesia de San Andrés, las calles lucen tan hermosas que deslumbran a cuantos pasean a su lado. El momento estelar es, sin duda, la procesión, en la que participan los niños de la Primera Comunión, todas las cofradías, la banda de música, la Coral Carrionesa, los maceros, distintas autoridades de toda la provincia, las damas y mujeres de la villa tocadas con peineta y mantilla y, lo más importante, el Carro Triunfante, una bella custodia elaborada en el siglo XVI por el platero de Valladolid Jerónimo San Miguel, regalo al pueblo de Carrión de Antonio del Oro Campoo, un mercader enriquecido de América, que fue nombrado regidor perpetuo de la villa.

Todo ello se ambienta con la música de las bandas y corales, y con el himno carrionés “Cantemos al Amor de los Amores”, compuesto hace Padre Restituto del Valle hace un siglo.


 

Contemplar cómo van avanzando por los 2 kilómetros de flores es hermoso, aunque también produce cierta sensación de pena… ¡Pero éste es un arte inevitablemente efímero!

 Lo sabe bien la última comitiva que recorre las alfombras: la de los barrenderos de Carrión, cuyo papel en el Corpus es igual de importante. Ellos se ocupan de dejar las calles impecables… ¡Hasta el año que viene!

p6060053_505

 

LA TRADICIÓN

La procesión del Corpus Christi de Carrión tiene sus orígenes en el siglo XIV, pero ha recibido un gran impulso en las últimas dos décadas, cuando un grupo de vecinos se animó a mejorar cada año las alfombras. Uno de ellos explica cómo fueron aquellos primeros años en este blog: http://carrioneventos.blogspot.com.es/2012/09/carrion-y-su-corpus-christi.html

Hoy en día, la calidad de las alfombras florales carrionesas ha trascendido la provincia de Palencia. La ciudad de Barcelona, por ejemplo, invitó a sus autores al IV Congreso Internacional de Arte Efímero, en las fiestas patronales de La Mercè de septiembre de 2012, donde divulgaron el Corpus de Carrión e hicieron demostraciones de su pericia con las flores, elaborando una alfombra frente a la Basílica de la Virgen de la Mercè.

 

 

Palencia en la red