PALENZUELA

Twitter
Facebook
Tuenti

Ultimas noticias Empresas Imágenes y videos
La Muralla y el Castillo

El castillo y la muralla de Palenzuela dan cuenta del poderío y la importancia de la que
disfrutó la villa, aunque ya ruinosos y casi olvidados.
Del castillo, situado en el extremo oriental de la villa, en una terraza que domina
el valle del Arlanza, sólo permanecen los restos de 2 torres y la base de la tercera,
junto a fragmentos y arranques de algunos muros, sobre los que aún podemos ver
huecos de puertas y ventanas.

Todo el conjunto está realizado de una mezcla de tapial y mampostería, de la que
sobresale aún parte del entramado de madera, y está casi condenado a una completa
desaparición.
La muralla es también de mampostería, aunque en algunas zonas se conservan las hojas
exteriores de sillarejo, llegándose a grosores de dos metros; existen restos de los lienzos
en las inmediaciones del castillo, extendiéndose hacia la villa formando parte de la tapia
del cementerio y de algunos corrales particulares; se pueden encontrar más vestigios
en puntos aislados del casco urbano del pueblo.


Una fuerte inclemencia del tiempo, el 16 de agosto de 1641, derribó parte de la muralla,
afectó a la puerta principal, y ocasionó la pérdida de parte de las torres del castillo.
Una nueva oleada de viento, a finales de 1739, contribuyó al deterioro de la cerca.

La puerta principal, transformada a lo largo del tiempo, permanece justo frente al puente,
y es la única que se mantiene.
Se conoce en la actualidad con el nombre de Arco de la Paz, aunque documentos antiguos
la llaman "Puerta del Río"; ha sido objeto de una restauración con polémica.
Cerca del ayuntamiento, hacia el Barrio Nuevo, se pueden apreciar los restos de otra puerta,
concretamente los basamentos y un arranque de arco, derribado el pasado siglo.
 










Palencia en la red